La falta de líderes latinos en las escuelas de MCPS

Por Camilo Montoya

Opinión


Las Escuelas Públicas del Condado de Montgomery volvieron a ser noticia a nivel nacional cuando dos estudiantes, de 20 y 19 años, fueron arrestados por acusaciones de agresión sexual involucrando dos niñas de 11 años. Dado que uno de los presuntos delincuentes era un estudiante del B-CC, el incidente provocó un sentimiento de intranquilidad entre el cuerpo estudiantil, personal escolar y padres de familia.

Aunque ya nos hemos acostumbrado a tener incidentes involucrando a estudiantes de B-CC, esta es fácilmente una de las historias más desgarradoras que han llegado a las costas de nuestra comunidad. Nuestro instinto natural ante situaciones similares ha sido buscar respuestas entre los restos que la ola dejó, en vez de buscar la fuerza que la originó.


Sin duda, los crímenes en cuestión son absolutamente horrorosos y no podemos confiar en la reintroducción de los acusados a nuestra sociedad si son declarados culpables de sus crímenes por un tribunal. Sin embargo, para comenzar el proceso de sanación que necesitamos como comunidad después de que eventos como estos hayan ocurrido, necesitamos hacer un esfuerzo para entender la fuente del problema para que juntos podamos encontrar una solución a este ciclo.


De todos los medios de comunicación, WJLA y Daily Mail decidieron hacer un énfasis muy claro en el estatus migratorio y las edades de los dos estudiantes en sus informes de los incidentes que critican al condado por permitir estudiantes indocumentados mayores de 18 años asistir a nuestras escuelas. En una carta a los padres, los directores tanto de B-CC como de Blair les recordaron a todos que bajo la ley del estado de Maryland, las escuelas del condado deben proveer una educación pública gratuita a todos los estudiantes de 5 a 21 años," y que "no hay datos que sugieran que ser estudiantes de secundaria a los 19, 20 o 21 años hace que una persona sea más o menos propensa a cometer un crimen."


Estas narrativas anti-inmigrante camufladas como noticias, no hicieron más que engañar aún más a su ya engañada audiencia. La causa, y solución de estos delitos se encuentran en los países de origen de sus causantes. El escritor Uruguayo, Eduardo Galeano, más notablemente se refirió a América Latina como una "tierra entrañable condenada a la amnesia". Una cita, que creo, contiene la respuesta que nuestra comunidad necesita.


Desde el momento en que los barcos Españoles atravesaron las costas de nuestro continente, se abrió una herida que siglos de dolor, opresión y abuso permitieron que se convirtiera en la esencia de nuestra existencia. Frente a la opresión, nuestros antepasados no tuvieron otra opción que recurrir a la violencia como única forma de enfrentarse a sus opresores y luchar por su dignidad. Este espíritu de lucha que fue crucial para nuestro ascenso como civilización, continúa siendo promovido mientras nuestra la lucha por la igualdad y liberación continúa moldeando nuestra historia.


Siendo la región vecina a una de las potencias más grandes del mundo, América Central ha sido maldecida con conflictos armados increíblemente deteriorativos, financiados por los EE.UU., cuyos efectos seguirán mostrándose durante muchos años. Los efectos psicológicos de estas guerras nos han ido persiguiendo por muchas generaciones. Los traumas heredados y no tratados que nuestros padres nos han transmitido como resultado de experiencias horribles durante los tiempos de guerra, combinados con haber sido criados en una cultura que establece expectativas en los hombres jóvenes, que promueven el uso de la fuerza y agresión en todo momento.


Tanto directa como indirectamente, se nos enseña que para ser hombres debemos ejercer control, energía y agresión. Un comportamiento que especialmente se espera que sea usado en nuestras relaciones con las mujeres que a la vez se les enseña a aceptarlo. Esto se ha convertido en el alarmante problema de violencia sexual hacia las mujeres que actualmente enfrentamos en toda América Latina.


Aunque hay notables movimientos de hombres y mujeres jóvenes de zonas urbanizadas para alejarse lo más posible de los estándares patriarcales bajo los que nos vemos obligados a crecer, el problema ha permanecido intacto en las zonas rurales, donde el varón promedio será sacado de la escuela en el 5º grado, algunos llegando incluso a convertirse en los únicos proveedores de sus familias antes de pasar por la pubertad.


La experiencia del inmigrante es definida por la zona de origen de la persona y por el choque cultural que experimenta al llegar a un nuevo país. Además de la gran lucha que se vive al emigrar, los niños originarios de zonas rurales les toca luchar más que todos nosotros, ya que están entrando a un entorno urbano por primera vez en sus vidas.


Una gran cantidad de jóvenes inmigrantes Centroamericanos atendiendo las escuelas del condado de Montgomery llegaron a este país como menores no acompañados y actualmente viven solos o con un pariente lejano. Esto ha dejado niños a aprender cómo ser hombres por sí mismos, mientras también aprendiendo un nuevo idioma y adaptándose a vivir en una cultura completamente diferente. Por estas razones, hay una necesidad urgente de modelos masculinos Latinos que puedan demostrar un comportamiento ejemplar dentro y fuera del aula.


El número de inmigrantes centroamericanos en MCPS ha ido aumentando significativamente cada año escolar. A pesar de esto, nuestras escuelas no han dado los pasos adecuados para tratar de entender la cultura de la que venimos y la gran necesidad de representación Latina en su personal. En 2018, un estudio de la Johns Hopkins University encontró que los niños negros que tenían dos maestros negros tenían un 32% más de probabilidades de ir a la universidad que sus compañeros que no tenían maestros negros. B-CC tiene actualmente un solo educador centroamericano en toda la escuela, y así ha sido durante muchos años.


Nuestro condado está fallando en proveer al grupo de estudiantes más olvidado de nuestras escuelas, con la posibilidad de verse retratados dignamente y no como los medios de comunicación nos presentan en las noticias. Si realmente queremos que cada estudiante que pase por nuestro sistema escolar se convierta en un miembro valioso de nuestra sociedad, tenemos que empezar por inculcar valores que superen cualquier enseñanza errónea bajo la que nuestros estudiantes puedan estar operando.

  • w-facebook
  • Twitter Clean